Lupa, Pastel y Tortuga.. ¿Los tienes?

Estamos en esa época del año en la que los regalos abundan y los sueños se hacen realidad, época de fiestas y recuerdos positivos, tiempo de reflexionar sobre lo que hemos hecho y a la vez plantearnos nuevas metas y propósitos para el año siguiente.

Dejándonos llevar por la inercia de esta temporada, papel y pluma en mano, procedemos a hacer una lista de aquello que queremos realizar en el 2014, seguramente en la lista aparecerá al menos uno de los siguientes propósitos: bajar de peso, hacer ejercicio, tener una vida más saludable, dejar de fumar, comenzar ese negocio que siempre hemos deseado y porque no, viajar y conocer el mundo. Seguramente atiné en más de uno, ¿Correcto?

Sin duda alguna se trata de propósitos loables los que persigues y todo sería perfecto de no ser porque al pensarlo un poco nos damos cuenta de que esta lista que hemos hecho es exactamente igual a la lista del año pasado, seguimos con los mismos retos, los mismos sueños, hemos tenido 12 meses y no los hemos logrado, nuestra lista es literalmente un “Copy & paste” de la lista del 2013. ¿Porqué es esto?, ¿Cómo puedo evitarlo?

Hace tiempo mientras trabajaba con uno de mis clientes de Coaching llegamos a la conclusión de que solo se necesitaban 3 cosas para evitar los errores más comunes que nos impiden de lograrlas. Se requiere LUPA, PASTEL y TORTUGA.

¿Has notado como funciona una lupa? La luz del sol está siempre presente durante el día, puedes salir a caminar sin temor de terminar en llamas por el simple hecho de salir a la calle, sin embargo, cuando la luz del sol se concentra en un solo lugar con la ayuda de una lupa, esta multiplica su potencia exponencialmente.

Eso mismo debemos hacer con nuestros propósitos de este 2014, debemos definirlos de forma tan específica como sea posible, manteniéndolos a su vez cercanos a nuestras otras metas para así concentrar nuestros esfuerzos y hacer como la lupa que termina por multiplicar exponencialmente el esfuerzo que nosotros imprimimos en lo que hacemos.

Tú y tu energía vital son como el sol y lo bien que definas tus propósitos de año nuevo definirá que tan potente es la lupa que utilizas, una vez que tengas bien afinada tu lupa, entonces será tiempo de hablar del pastel y la tortuga, pero ese será tema de otro artículo. ¡Hasta pronto!

Jaime Leal

 

 

Comentarios

No hay comentarios.

(los comentarios están cerrados)