Distinguirse en un mercado competitivo 

  Hace apenas unos días, mientras caminaba en compañía de mis amigos por las calles de Antigua Guatemala, Nos encontramos en uno de los muchos callejones en los que los indígenas artesanos ofrecen sus productos a los turistas.

Después de unos minutos de caminar por las calles empedradas, es común acostumbrarse al constante llamado de los comerciantes que ofrecen sus productos. -vea, tome, a buen precio-, -aquí le ofrezco lo mejor- y -pregunte sin compromiso-, son sólo algunas de las muchas frases que estos utilizan buscando atraer la atención de los transeúntes y así incrementar sus posibilidades de vender sus productos.

Así caminaba yo, cuando de repente una voz se distinguió del resto, una voz que comenzó a ofrecer sus productos con las típicas frases pero que al momento cambiaba diciendo, -come here, ask and I have best price-

¿En inglés?, me pregunté mientras volteaba mi cabeza tratando de ubicar de donde venía esa voz. Fue así como conocí a esta hermosa comerciante a quien me acerque para preguntarle, que tan buen inglés hablaba, a lo que respondió. -Just enough for business- (sólo lo suficiente para hacer negocio)

Sin duda alguna, esta comerciante indígena de las calles de Guatemala ha entendido que para triunfar en un mercado competitivo, es necesario distinguirse del resto, tener algo que ofrecer, hablar el lenguaje del cliente, no sólo el idioma, sino el lenguaje de motivaciones, estilos de pensamiento, incluso vivir los mismos valores. Esto es el mercado moderno, donde una pequeña acción que te distinga, puede generar grandes dividendos.

Nuestra ahora amiga en Guatemala, logró vender más productos, ese día, su estrategia funcionó y entre otras cosas, le compré ese hermoso “chal” color azul que aparece en la imagen, mismo que posteriormente ofrecí como regalo de agradecimiento a mi amiga Bianca en Puerto Rico.

Imprimí la imagen, adjunté la historia y ambas forman parte ya de mi colección personal, esa que tal vez algún día mis descendientes encuentren interesante y les ayude a recordar que soy el tipo con el Salario Emocional más alto del mundo.

 

Comentarios

No hay comentarios.

(los comentarios están cerrados)